mt infancia idea

El día 4 de noviembre de 2014, tuvimos la oportunidad de acudir a la I Jornada sobre Malos Tratos y Abuso Sexual Infantil celebrada en Móstoles con motivo de la presentación del “Protocolo de Actuación en Abusos Sexuales y otros Malos Tratos a la Infancia en el Partido Judicial de Móstoles”. Desde allí, pudimos reflexionar acerca de los aspectos que siguen siendo necesarios en la prevención, intervención e investigación en abuso sexual y malos tratos a niños y niñas.
Bajo el término genérico de “maltrato infantil” se engloban diferentes manifestaciones de una realidad que tiene en común los siguientes aspectos:

  • Afectan negativamente a la salud integral de niños/niñas y adolescentes, comprometiendo seriamente su desarrollo personal.
  • Los efectos negativos se incrementan conforme aumenta su cronicidad o su severidad.
  • Son la manifestación de un conjunto de problemas de diversa índole presentes en progenitores/tutores, y en su entorno.

La siguiente es una de las clasificaciones más aceptadas a la hora de catalogar el tipo de maltrato sufrido por un menor.

Maltrato físico. “Cualquier acción no accidental por parte de los padres o cuidadores que provoque daño físico o enfermedad en el/la niño/a y adolescente o le coloque en grave riesgo de padecerlo”. Es el más evidente, aunque no por ello el más grave. Los últimos estudios y la propia experiencia clínica nos muestran que este tipo de maltrato es cada vez menos habitual y se presenta de forma menos severa. Ya se apuntaba en la Jornada que desde las instancias médicas y escolares se ha de prestar especial atención a las lesiones presentadas por los niños y niñas, especialmente cuando el testimonio de los progenitores no es congruente con la lesión o cuando se presenta en múltiples ocasiones. Dentro de maltrato físico, se pueden contemplar: Magulladuras/moratones, Heridas/raspaduras, Cortes/pinchazos, Señales de mordedura humanas, Fracturas, Quemaduras, Torceduras o dislocaciones, Asfixia/ahogamiento, Lesiones cerebrales, Lesiones de órganos internos.

Abandono físico o negligencia. “Aquella situación en la que las necesidades físicas básicas del/la menor no son atendidas temporal o permanentemente por ningún miembro adulto del grupo que convive con el niño/a”. Las necesidades básicas se entienden referidas a las áreas de alimentación, higiene, vestido, atención médica, supervisión, seguridad en el hogar y condiciones higiénicas, acceso a la educación. El síndrome de Munchaüsen por poderes se considera igualmente una forma de maltrato a la infancia.

Maltrato emocional. ”Hostilidad verbal y/o paraverbal crónica en forma de insulto, burla, desprecio, crítica o amenaza de abandono, y constante bloqueo de las iniciativas de interacciones infantiles (desde la evitación hasta el encierro o confinamiento) por parte de cualquier miembro del grupo familiar”. Cuando se rechaza la interacción de un niño/a, se expresa una valoración negativa de sí mismo, o se le impide evolucionar hacia un mayor grado de autonomía y autodeterminación, o se le aísla socialmente impidiendo sus relaciones sociales se considera maltrato emocional. Cuando se aterroriza al niño o niña con un castigo externo severo o se crea un miedo intenso en su estado emocional, también lo vamos a considerar maltrato emocional que genera un daño profundo en la psique del menor.

Abandono emocional. En ocasiones nos encontramos padres, madres o tutores que no están disponibles emocionalmente para el niño/a, durante largos periodos de tiempo y en periodos evolutivos críticos del menor, siendo incapaces de responder de manera adecuada a las necesidades y demandas de ellos. El abandono emocional está descrito como “la falta persistente de repuesta por padres, tutores, o figura adulta estable, a ciertas señales o expresiones emocionales del niño/a (llanto, sonrisa) o a los intentos de aproximación, interacción o contacto hacia dichos adultos”.

Abuso sexual. “Cualquier clase de contacto sexual en un niño/a o adolescente por parte de un familiar/tutor, adulto u otro menor desde una posición de poder o autoridad sobre el/la menor”. Tendremos a un menor que está siendo utilizado por los progenitores o tutores para realizar actos sexuales o como objeto de estimulación. No es necesario que exista un contacto físico para que se dé una situación de abuso sexual infantil, y pueden ser de varios tipos: Incesto, Violación, vejación sexual, abuso sexual sin contacto físico.

Otros tipos de maltrato infantil. Algunos de los siguientes tipos de maltratos son menos habituales en nuestro entorno, o quizás esté más oculto que otros. La explotación laboral, la corrupción, la incapacidad de control de la conducta del niño/niña/adolescente, el maltrato prenatal, el retraso no orgánico, o el maltrato institucional, son otras formas de malos tratos a la infancia.

Como podemos leer en la guía de “Maltrato y Desprotección en la infancia y la adolescencia” de la Diputación Floral de Bizkaia, el “trato violento a niños es tan antiguo como la propia humanidad”, y sin embargo los buenos tratos a la infancia serán el caldo de cultivo para una sociedad más próspera y con un mayor bienestar global. ¿Cómo podemos proteger a nuestros niños y niñas, a nuestros adolescentes? ¿Qué podemos hacer para sumarnos al cambio hacia los buenos tratos? En Idea Psicologia estamos firmemente comprometidas con ello, y sabemos que otro modo de relacionarnos con la infancia y la adolescencia es posible, incluso que los déficits que hacen que las familias acaben en estas situaciones son reparables.

El protocolo que nos presentaban amablemente todos los profesionales de la Jornada del 4 de noviembre, nos invita a reflexionar sobre los aspectos a tener en cuenta en las diferentes áreas de trabajo que nos encontramos día a día con la infancia.

Hemos recordado gracias a esta Jornada que la sociedad sigue movilizándose en conjunto contra el maltrato a los niños y niñas. A nivel educativo, los centros escolares están preparados para detectar y dar la voz de alarma para ayudar a que sus alumnos no continúen viviendo estas situaciones. A nivel sanitario, pediatras, enfermeras/os, médicos, y todo el personal de atención directa cuentan con herramientas para abordar y dar el mejor trato a los niños y niñas que acuden con situaciones de malos tratos. La justicia cuenta con elaborados protocolos para dar una respuesta firme a estas situaciones y propiciar que dejen de ocurrir. Y los profesionales de la salud mental, a quienes nos llegan estos menores para ayudarles en su proceso de sanación, cada vez estamos más preparados y tenemos mejores herramientas para que el proceso de desarrollo personal de los niños y niñas siga un curso sano y resiliente.

Soy yo, quien se encuentra en esta situación”. Recuerda que si te encuentras sin luz, una linterna puede alumbrarte el camino hacia la salida.

Puedes elegir otro modo de relacionarte con tus hijos e hijas. Pide ayuda.

Puedes elegir otro modo de estar en el mundo, de crecer y desarrollarte. Pide ayuda.

Puedes reparar tu daño del pasado, que sigue doliendo a día de hoy. Pide ayuda.

Existe una increíble sensibilización contra los malos tratos a la infancia, cada vez más profesionales sabemos cómo ayudar a las personas que se encuentran en esta situación. Pide ayuda.

Y para acabar, recordamos las sabias palabras de Pepa Horno respecto a los buenos tratos, “A amar no se aprende amando, sino sintiéndose amado”. Desde el amor conseguimos sentir el amor mismo, sentir que somos valiosos y que merecemos cosas buenas, tanto como los demás.

Buenos Tratos

One thought on “Malos Tratos y Abuso Sexual en la Infancia

  • 7 noviembre, 2014 at 11:29 am
    Permalink

    Un tema muy serio pero con algún motivo para el optimismo. Que el abuso físico “es cada vez menos habitual y se presenta de forma menos severa”. O que la sociedad se moviliza en contra de todo tipo de abuso infantil. Muy importante estar informad@s. Gracias!

    Reply

Responder a ISFAP Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>